10 tips para tener una oficina 10

De promedio, pasamos 1/3 parte de nuestro tiempo diario en el trabajo, incluso más que en nuestra propia casa. Por ello, nuestro espacio de faena tiene que ser cómodo y confortable para poder rendir y estar lo más a gusto posible. Vaya, que te inspire para tener ganas de pasar tiempo allí. Aunque cada ecosistema de trabajo es distinto – según el tipo de negocio y tarea – esta semana, en el Blog ASM, os traemos el 10-10: ¡10 consejos “estándar” para tener una oficina 10! ¿Empezamos?

  • Espacios abiertos

Es muy recomendable evitar las “barreras” entre compañeros y departamentos. ¿Hay algo mejor que poder compartir ideas en cualquier momento? Tener una oficina diáfana ayuda a crear un vínculo de confianza entre colegas y a trabajar de forma más colaborativa y eficaz. Además, mejora la comunicación interpersonal e interdepartamental. ¡A tirar los muros!

  • Pizarra brainstorming

La podemos llamar como queramos, pero el objetivo de tener una pizarra es aplicar una metodología de trabajo práctica para poder explicar lo que sea, desde presupuestos a un brainstorming. Incluso se puede utilizar para organizar algunas tareas domésticas de la propia oficina.

  • Zona para comer

Como hemos comentado en la introducción, dependiendo del sector o del negocio al que te dediques puede ser más complicado, pero no hay nada mejor que poder comer de forma tranquila en una zona habilitada después de una mañana o tarde intensa. Por eso, un buen consejo es tener una nevera, un microondas, una despensa y una zona para comer, aunque sea pequeña, para que los trabajadores se sientan cómodos y puedan reponer fuerzas.

  • Área de relax

A todos nos gustaría tener una zona de ocio y descanso en nuestro lugar de trabajo con sofás, futbolín, videojuegos, televisor y ¡todo lo que te puedas imaginar! Tampoco hace falta llegar a esto, pero contar con un área aclimatada para relajarse y desconectar un rato, mejora el rendimiento y productividad de los trabajadores.

  • Equipamiento cómodo

Además de tener zona de descanso, de comer y espacios abiertos, la comodidad es algo esencial. ¿Te imaginas trabajar sentado encima de un fit ball o un puf? O por ejemplo, ¿poder hacer reuniones sentado en un sofá? Además de mejorar la postura y mantenerte activo, cambiar de asiento de vez en cuando ayuda a concentrarte y rendir al máximo cómodamente.

  • Cambio de ambiente

Siguiendo con los cambios, en este caso, un método que funciona mucho es variar, de vez en cuando, de zona de trabajo. Es decir, sentarte donde quieras y cambiar de compañeros y de espacio. De esta manera, evitas la monotonía y multiplicas las posibilidades de conocer nuevos colegas, de que surjan nuevas ideas y proyectos, y de involucrarte más en la empresa. Suena bien, ¿no?

  • Maximiza el espacio

Sé practico: tener archivadores, cajones y estanterías te asegura tener una oficina o un despacho súper efectivo, ordenado y confortable. Al fin y al cabo, y como hemos comentado varias veces, es uno de los lugares donde más tiempo pasas, así que, cuanto más orden, ¡mejor y más a gusto trabajarás!  

  • Decoración inspiradora y motivacional

Aunque te pueda parecer un poco moñas y poco útil, ¿qué mejor que tener una imagen de tu personaje con una frase motivadora o de un cuadro inspirador en tu mesa de trabajo? ¿O, incluso, de tu familia? A veces, en un momento de estrés y tensión, puede ayudarte a sacar una sonrisa y coger un poco de aire y fuerza.

  • Buena iluminación

Parecerá algo obvio, pero hay que tenerlo muy en cuenta de dos formas distintas. Por un lado, la luz natural: no hay nada más agradable que te ilumine la luz del sol, inspira felicidad y ¡ganas de darlo todo! Por otro lado, el punto de luz en tu espacio de trabajo: por tu salud y bienestar, es necesario contar con una buena iluminación para no crear problemas de visión y cervicales.

  • Verde que te quiero verde

No hace falta tener una floristería en la oficina ni un jardín botánico, pero para darle un poco de vida, color y ambiente a la oficina, tener plantas es símbolo de buena energía y de ¡buena vibra! Además, la vegetación proporciona calma a nuestro cerebro y ayuda a liberar tensiones. Hay estudios, incluso, que aseguran que la presencia de plantas en la oficina incrementa la productividad y la creatividad hasta un 15%. ¡Alucinante!

En definitiva, haz de tu espacio de trabajo el lugar más cómodo e inspirador para ti. Dedícale tiempo ya que, a la larga, solo podrá traer cosas positivas. Esperamos que estos consejos os ayuden a crear una aura de energía positiva. Si tenéis alguna otra idea, ¡no dudéis en comentárnosla!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close