Consejos saludables para afrontar la jornada laboral

Adaptarse al nuevo cambio de hora y al “veroño” (mix entre verano y otoño) viene acompañado muchas veces de fatiga, resfriados y variaciones en el estado anímico que provocan que te cueste un poco afrontar tu jornada laboral. En ASM queremos que te sientas bien en tu puesto de trabajo así que esta semana te traemos una breve guía saludable para que empieces esta nueva etapa del año con fuerza y ánimo. ¡Arrancamos!

  • El depósito de energía siempre lleno

Algo que debemos tener en cuenta es que nuestro cuerpo funciona como una máquina. Aunque no somos Robocop, es cierto que, si no vamos alimentándolo bien durante el día, la energía irá disminuyendo progresivamente. Si tu jornada laboral es de 8 horas, te proponemos comer 4 o 5 veces durante todo el día, aunque intenta que siempre sean ligeras. La fruta puede ser un tentempié saludable, además de aportar un extra de energía para la actividad diaria. Una iniciativa diferente y original para comer sano es Los lunes sin carne, una campaña internacional que anima a las personas a no comer carne un día a la semana para mejorar su salud y tomar conciencia de las graves consecuencias que provoca la industria ganadera al efecto invernadero. ¡Sano, ético y ecológico!

  • ¡Muévete!

Aunque parezca mentira, como más duro sea el día de trabajo y más cansado estés, más placentero será realizar ejercicio. Está probado científicamente que hacer deporte libera tal cantidad de endorfinas que pueden compensar un día duro y ajetreado. Si te gusta madrugar, aprovecha la primera hora de la mañana para salir a correr, ¡empezarás el día con ganas de comerte el mundo! Si tienes las horas del día milimetradas, aprovecha el mediodía para escaparte del trabajo y desconectar; y si no te importa llegar tarde a casa, las últimas horas del día son momentos ideales para poner el broche final a la jornada. Y si realmente el deporte no es lo tuyo, ¡no hay excusa para no moverte! Sube las escaleras del metro, bájate una parada antes del autobús, estira de vez en cuando… pequeños gestos que ayudarán a que te sientas mucho mejor.

  • Siéntete como en casa

Una buena manera de sentirse a gusto en el lugar dónde tantas horas pasamos es personalizando el entorno. Una buena salud emocional es la mejor compañía para vitalizar el día a día, así, las fotos familiares, los pequeños regalos de escritorio o los dibujos infantiles son elementos de apoyo fundamentales. Ah, y no nos olvidemos de las plantas. ¿Sabías que ayudan a reducir el estrés y a aumentar el optimismo? Y, además, si son aromáticas te añadirán bienestar a la jornada a través del aroma.

  • Hacer un “reset” para recargar las pilas

Igual que tenemos métodos para mantener nuestra energía al máximo, no debemos olvidar que tener la cabeza despejada es primordial para afrontar cualquier situación. En tu día a día, una parada a media mañana ayuda a reactivar la mente y el cuerpo para el resto de la jornada. Y, sobre todo, los días de descanso aprovecha para relajarte y tener tu momento zen: lee un libro, pasea por la costa o la montaña, sal de fiesta con tus amigos, o pásate el domingo por la tarde mirando películas. Lo que sea, pero desconecta del estrés y el ajetreo del trabajo.  

 

Esperamos que, con esta pequeña guía, tu día a día sea mucho más llevadero y te levantes cada mañana con ganas de tener un día fantástico. Si sabes más consejos que no hemos incluido, no dudes en dejarnos un comentario en cualquiera de nuestras redes sociales. Lo esperamos con los brazos abiertos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close