El día del mensajero: tu sonrisa, nuestro mayor éxito

En enero de 2014 dimos el pistoletazo de salida a una de las iniciativas de las que más orgullosos nos sentimos: ‘El Día del mensajero’. Una iniciativa que nace de nuestro interés por acercarnos a todos los trabajadores, y reforzar así las relaciones entre mensajeros y directivos, que han permitido crear el sentimiento de familia que tanto caracteriza a ASM.

Así, el último lunes de cada mes, los directivos y delegados de ASM abandonan sus despachos y se suben a las furgonetas de ASM; para unirse a los mensajeros de la compañía en el reparto de paquetes desde primera hora de la mañana. Una jornada diferente para nuestros directivos, que les permite también acercarse a nuestros clientes y tener un contacto directo con ellos.

Desde que ASM nació 28 años atrás, como una pequeña empresa de transporte urgente, nuestro objetivo final ha sido el mismo: hacer que nuestros clientes, la base de ASM, se sientan satisfechos con nuestro servicio prestado. Y el resultado del Día del Mensajero superó, desde el primer momento, todas nuestras expectativas. El contacto directo de los directivos con los mensajeros y clientes nos ha permitido detectar, en primera persona, sus necesidades y mejorar así la calidad del servicio que ofrecemos.

Además, nos ha ayudado a conseguir algo aún más importante: generar un sentimiento de equipo en todos los niveles de la compañía. Trabajar mano a mano y conocer en qué consiste la labor diaria de los mensajeros para que todos nuestros trabajadores se sientan parte de ASM. Y un gran equipo humano unido, es lo que hace grande a las compañías.

También pusimos en marcha el hashtag #DíadelMensajero, para que los directivos de ASM pudieran comentar la jornada y sus impresiones, compartiendo la experiencia con los clientes a través de las redes sociales y estar aún más cerca de las personas que nos hacen crecer.

Hace ya más de 1 año que iniciamos esta acción, pero seguimos poniendo la misma ilusión y ganas que el primer día. Al fin y al cabo, la sonrisa del cliente por un trabajo bien hecho es lo que nos mueve a seguir mejorando como empresa.