La mensajería del futuro … ¿o quizás ya del presente?

Aunque no existen precedentes en el sector tecnológico y digital, las nuevas tecnologías ya forman parte de nuestro día a día y de prácticamente todos los ámbitos y sectores profesionales. Hoy nos preguntamos… ¿cuál es el futuro de las empresa de mensajería? ¿cómo incorporarán las nuevas tecnologías? Y lo que es más importante: ¿qué ventajas ofrecerán?

Empresas pioneras del sector logístico ya han empezado a presentar propuestas que, de entrada, pueden parecer bastante descabelladas. Una de ellas considera la posibilidad de que el transportista pueda entrar por su cuenta en tu casa y dejar el paquete sin ninguna autorización previa. Una idea futurista y, a su vez, bastante arriesgada que pretende revolucionar el trabajo de los mensajeros. No obstante, bien ejecutada sería posible, como por ejemplo, a través de un código de barras, que iría incorporado en el paquete y que gracias a su conexión a internet autorizaría al transportista a entrar en tu hogar. Pero, ¿confiaríais vuestra casa al mensajero?

También se está barajando la posibilidad de incorporar drones de reparto con el fin de agilizar el plazo de entrega y ofrecer un servicio casi instantáneo. El cliente podría recibir su compra en un plazo estimado de 10 minutos y no tendrá que esperar ni siquiera 24 horas. Este sistema podría ser válido para paquetes con unas características bastante limitadas de volumen y peso.

El objetivo de todas estas propuestas futuristas es mejorar la experiencia de los usuarios, que sumidos en la era de la inmediatez, ya no están dispuestos a esperar por su paquete. Y es que incluso se está hablando de una cámara que te permita seguir al transportista a tiempo real para poder hacer un seguimiento del pedido.  

En los últimos años ya hemos presenciado un proceso de cambio en el sector, digitalizando albaranes, ofreciendo un seguimiento más detallado y transparente, incluyendo Apps y servicios urgentes, suprimiendo los trámites innecesarios, etc. Ahora bien, parece ser que vamos camino a un modelo de negocio donde el tiempo de espera para recibir tu paquete será prácticamente inexistente y que, además, el cliente ni siquiera tendrá que estar en casa para recibirlo. ¿Ficción o realidad? De momento, propuestas que están cada vez más cerca y que podrán empezar a materializarse.